Buscar este blog

jueves, 8 de febrero de 2018

(casi) Cinco años y pocos kilómetros en la CRF

¡Hola a todos!

Tempus fugit que decían los clásicos.. ¡Vaya que si pasa rápido! Ya hace algo más de cuatro años y medio que me decidí, y casi sin probarla, me lancé a por la CRF 250 L, y el balance no puede ser más positivo.

De acuerdo que no le he dado un uso muy intensivo hasta el año pasado, pero estoy muy satisfecho con la pequeña trail de Honda. Son 12.000 Km que dan para mucho y que no hacen más que convencerme de lo acertada de mi elección.

Año 2013. Con la moto de origen y apenas 200 Km encima
Evidentemente, no es una moto perfecta, no, en absoluto. Tiene carencias, (como casi todo en esta vida), pero es tan dócil, tan amable, que se las perdonas. También hay que decir que algunas de estas carencias, se han corregido en la versión de 2017. Si, no es la más potente, tiene un depósito pequeño y nula protección aerodinámica. También es (en apariencia) pesada para ir muy "a saco" y para ese menester, tiene unos frenos justos y unas suspensiones demasiado sencillas. Todo esto es cierto y sin embargo, no me importa lo más mínimo. Para mi, sigue siendo una gran moto. Eso si, hemos de tocar con los pies en el suelo y ser conscientes de lo que es, ¿y que es? pues una moto trail. Punto.

No tiene gran potencia, si, pero a cambio, cumple de sobras en todos los terrenos, sin brillar, de acuerdo, pero igual que te saca del apuro en una trialera, te lleva a velocidades por encima de la legalidad en la autovía y no te da sustos al acelerar en los semáforos de la gran ciudad. ¿Que no es una moto para viajar? Y tanto!! eso si, no intentéis compararla con una Gran Turismo o una Maxi Trail.. No, cada cosa en su sitio. A poco que hagas una mínima inversión, tienes una moto hiper válida. Por ejemplo, para aumentar la autonomía, un simple bidón auxiliar (si es que no quieres comprar un depósito de mayor capacidad) es más que suficiente. Antes de equipar el deposito Acerbis, para las salidas largas llevaba un pequeño bidón de 1'5 litros. Pues bien, con ese pequeño extra de combustible, alargaba la autonomía hasta casi los 240 Km, (no olvidemos que gasta como un mechero). 

¿Que los componentes ciclo son básicos? pues si, pero cumplen su cometido y que sean básicos te permite que la moto sea más barata y que cuanto más sencillos son, hay menos cosas susceptibles de rotura y llegados a ese extremo, su coste será siempre mejor que si hablamos de una avería en un amortiguador "pata negra" por ejemplo.


Año 2014. Ya se pueden ver algunos cambios, (depósito, cubrecárter, parrilla de equipaje, paramanos....)

De acuerdo que mi moto tiene su trabajo y, a la medida de lo posible, he intentado hacerla a mi gusto. Algunas de estas modificaciones me convencen plenamente, otras no tanto. Unas son de carácter estético, mientras que otras influyen en el rendimiento de la moto. Haciendo un pequeño resumen, los cambios más destacados a  nivel estético y de comodidad/seguridad serían:
  • Cambio de los plásticos por los del acabado "White", un tipo de acabado que no se ha traído a Europa y que encuentro francamente elegante.
  • Cubrecárter, un básico en off road.
  • Paramanos, otro básico.
  • Puños de espuma. Este es un extra que he añadido a casi todas las motos que he tenido y que me aporta gran comodidad en la conducción.
  • Parabrisas tipo Raid. No es imprescindible, en absoluto, pero en trayectos largos en carretera o en entornos lluviosos/embarrados se nota y mucho, ayudando a reducir la fatiga que produce la nula protección aerodinámica.
  • Parrilla porta objetos. Con este pequeño extra, ganamos en versatilidad y podemos hacer la CRF una moto más util para el dia a día o los viajes bien sea asegurando la mochila o montando maletas, etc.
  • Retapizado de asiento y cambio del rojo original por un discreto negro. Ni mucho menos imprescindible, pero ya que cambiábamos los plásticos, armonizamos toda la moto.
Por otro lado, hay otros cambios que influyen en las prestaciones de la moto:
  • Centralita de inyección EJK. Un básico si queremos "jugar" con la curva de potencia de la moto. A ver, para poder percibir una mejora sustancial y poder arañar esos 4 ó 5 caballos extra, se ha de mejorar también el filtro de aire y el escape. Si no es el caso, todo y que se percibe una mejor entrega en bajos y en la estirada de las marchas, creo que es un extra prescindible.
  • Filtro de aire de K&N. Es más abierto que el de serie, de cartucho  de papel, no reutilizable. No obstante, requiere un mantenimiento más intensivo. Lo recomiendo en tanto que es una mejora inmediata, fácilmente perceptible y económica. De hecho, creo que es un "básico", por encima de la centralita o de cambiar escape.
  • Depósito Acerbis de 12,5 litros. A ver, solamente decir que casi doblamos la autonomía de la CRF. Recomendable para los viajeros o para salidas largas. Pero siempre también tiene sus puntos débiles. Debido a la forma del depósito, la bomba de gasolina queda un pelín más elevada que en el depósito original, lo que hace que cuando vamos cortos de combustible, bien sea en reserva o cuando estamos a punto de entrar en la misma, a veces hace vacíos y "ratea" en pendientes o cuando aceleramos fuerte. No hay que decir que esto no es nada bueno para la bomba y para la inyección. No olvidemos que la bomba de inyección en algunas unidades dio problemas y se hubo de sustituir en garantía (no ha sido mi caso). Por otro lado, este tanque de combustible, dependiendo de nuestra habilidad al montarlo, puede hacer que los paneles laterales no queden del todo bien encajados.
Año 2016. Con un esquema de pintura (calcas), algo más agresivo.

Y más o menos, estas serian las variaciones respecto la moto de origen. Quizás el único extra que me arrepiento de haber adquirido seria la centralita. Como decía, para notar diferencia de verdad, se han de modificar más cosas, y la verdad, no estoy por la labor. Tampoco creo, ahora lo digo pensando en perspectiva, que le haga falta. Tiene los caballos que tiene y realmente está bien. Claro que con 30 ó 34 Cv estaría genial (por ejemplo, una CRF con el motor de 300 cc de la nueva CB300R Neo Sports Café, por ejemplo), pero con lo que da de serie, es más que suficiente para la mayoría de potenciales compradores. Por otro lado, al estar jugando con la cantidad de combustible que se inyecta en el motor, a la que alteramos la curva de potencia para arañar esos pocos caballos, hacemos que aumente también el consumo de gasolina, uno de los principales atractivos a priori de este motor.

Sin embargo, otros extras creo que son muy recomendables, como seria el caso de la parrilla portaequipajes, el filtro de aire y en menor medida, aunque estoy satisfecho, el depósito de combustible aumentado. También cabe la opción de mejorar la parte ciclo, con unas suspensiones potentes o cambiar el escape, pero creo que, si nos decantamos por este camino, mejor optar, directamente, por la versión de enduro, la CRF250X, muchísimo más potente, liviana y, todo hay que decirlo, cara.

A modo de resumen, ¿me volveria a comprar la CRF? Pues si, sin duda, eso sí, iría por la versión 2017, algo más equipada y segura (ABS desconectable de serie, algo más de potencia, tablero de instrumentos más completo, etc.). Y lo que también tengo claro es que algunos de los cambios que hice en la moto, ahora no los haría, por ejemplo, la centralita. Lo que si que está claro que es una moto que aún tiene un gran potencial encima y que aún le esperan muchos kilómetros por recorrer.


Año 2017. Estado actual de la moto. Muchos cambios, pero la misma esencia.

Saludos!!

Pd. os hago un pequeño resumen de los que entiendo como principales datos técnicos del modelo 2013 (de serie):

-Potencia: 17 Kw (unos 22,8 Cv)
-Peso: 138 Kg (en vacío)
-Distancia entre ejes: 1445 mm.
-Velocidad máxima: 140 Km/h (aproximadamente según marcador)
-Altura de asiento: 87,5 cm.
-Distancia libre al suelo: 25,5 cm.
-Consumo de combustible: 3 l/100 Km (homologado), el consumo real se queda en torno a los 
  3,5 l/100 Km en un uso mixto.