Buscar este blog

jueves, 6 de noviembre de 2014

La "Andorrada"

Hola a todos!!

Anualmente los compañeros de Motostrail organizan una salida de fin de semana desde Barcelona a Andorra off-road en su mayor parte. Por diversas cuestiones, las últimas veces solo he podido hacer parte del recorrido y eso es algo que te deja mal sabor de boca. Este año los astros se han alineado favorablemente y he podido hacer la ruta completa y debo decir que, después de tantos meses casi sin tocar la CRF, me ha sabido a gloria.

Bulls on parade. Los momentos previos al comienzo de la salida

A modo muy resumido la ruta parte desde el Bruc y sigue los límites de las comarcas catalanas de l'Anoia, Bages, Solsonès i Alt Urgell. Para que nos entendamos, una subida en forma L y de casi 285 Km, como decía anteriormente, casi en un 90% por pistas. 

¿Nos estarán haciendo una foto para la multa por aparcamiento?

La "bajada de la muerte" donde se lesionó Bitxo.

Un servidor preparandose para enfilar la dichosa bajada.

No quiero ni mirar...

Y después del sufrimiento, ¡¡llega la hora de reponer fuerzas!!

"Oye, que por ahí hay una pista guapa, guapa"

¿Que camino elegir?
En otras ocasiones ya lo he comentado, Catalunya tiene la gran ventaja de tener una ortografía muy variada y eso se disfruta especialmente cuando se conduce fuera del asfalto. Podemos encontrar grandes pistas de arena compacta, casi autopistas que atraviesan las planicies, caminos rotos llenos de cantos rodados y guijarros, así como pistas ratoneras en medio de bosques, llenas de piedra suelta, barro y saltos. Sin duda, todas estas variantes son las que contribuyen en el hecho que esta salida sea tan especial. La única pega fue la caída y posterior lesión de uno de los compañeros. Bitxo, espero que te recuperes pronto!!

El Pedraforca, una montaña mítica de Catalunya.

Las lluvias recientes nos regalaron esta pequeña cascada.

¡¡Vida natural!!
De la moto, poco puedo decir.. ¡¡¡Salvo que la sonrisa que me produce llevarla no se me quita!!! de verdad, muchas veces, cuando he de ir a trabajar o tengo que hacer un encargo que me ha de hacer atravesar la ciudad, en vez de montarme en la más capaz para estos menesteres Honda CB500X, me pillo la CRF y es que es toda diversión, ligereza, sencillez, economía, etc. Como muestra un botón. El camino de vuelta, ya en solitario y por carreteras secundarias, fue de 197 Km... con un solo depósito!! De hecho, al repostar comprobé que aún me quedaba algo menos de un litro. Un auténtico mechero.


Tenía mono de moto, de respirar aire cargado de olor a tierra y bosque, de volver a reírme con las anécdotas de los colegas, de hablar de la vida con ellos, y por que no decirlo, por volver a hablar de motos con ellos. Vamos, que estoy deseando que llegue la próxima salida.. y que, esto engancha!

Saludos!!!