Buscar este blog

lunes, 18 de marzo de 2013

Llegan las Scramblers!!!!


Hola a todos!!

Antes que nada, ¿Qué es una scrambler? Lo fácil sería mirar en el catálogo de Triumph y señalar el modelo que lleva ese mismo nombre. Si quisieramos ser algo más rigurosos diríamos que sería una moto de corte clásico, inicialmente diseñada para poder rodar por cualquier tipo de terreno, vamos, lo que hoy día diríamos que es una Trail. Todo esto, se ha poner entre muchas comillas ya que en el momento que se diseñaron estas trails primigenias, la calidad de los componentes y las necesidades de sus conductores eran diferentes las actuales.  Sus características “físicas” serían: unas ruedas aptas para todo tipo de terreno, suspensiones con algo más de recorrido que sus “hermanas” de ciudad o carretera, chasis algo más reforzados para resistir más esfuerzos y, si es posible, una linea de escapes que no moleste con el suelo, es decir, lo más alta que se pueda. 

Un ejemplo de scrambler con pedigree.. Steve McQueen en los ISDT del año 1964!!
De este retorno a los orígenes motociclísticos, o más bien, de esta revisión del pasado podríamos encontrarnos con dos grandes “familias”, aquellas marcas que fabrican modelos en serie en la actualidad y aquellas que se hacen de una forma más artesanal, más “tuning” si se me permite la expresión.

Las primeras, son marcas que tienen o bien toda su producción o parte de ella con una clara influencia "clásica" o "retro". El ejemplo más popular gracias a una buena campaña de marketing es Triumph, con sus Bonneville, Scrambler o Truxton.  Otro “clasico moderno” sería Royal Enfield, que siguen fabricando sus motos (ahora en la India), con la misma estética desde hace más de 50 años. ¿Cual es el problema con gran parte de estas clásicas o scramblers modernas? Que la mayoría de ellas sólo tienen de scrambler la parte estética y que no han sido diseñadas para ese uso más intensivo y mixto con que si que se contó en los modelos antiguos. 

La Scrambler actual más retro de todas, la Royal Enfield.
La Scrambler según Morini.. 1200 cc. de motor.. Casi nada!!
La más popular (y vendida) de los modelos actuales, la Triumph.
Las versiones actuales son perfectas ciudadanas, bajitas, cómodas y prácticas para el día a día o incluso para la salidad dominguera o el pequeño viaje, siempre que queramos ir a un ritmo sosegado (por la posición de conducción y la protección aerodinamica, no porque la moto no pueda correr). Más para dejarnos ver que para ir "a saco". Los recorridos de suspensión son más cortos que en las motos antiguas y su peso mucho mayor. Eso si, más comodas y limpias y con un mantenimiento pírrico comparadas con las “abuelas”. Querer hacer incursiones off road con estas motos es posible, pero con precaución, puesto que como antes decía, de entrada, no equipan todos los componentes necesarios para ese uso. En la mayoría de casos, un cambio de ruedas y de amortiguadores sería lo minimo a realizar si es que se quiere rodar decentemente en esas superficies, amén de un refuerzo de algunas zonas del chasis. En esta web podreis ver algunas preparaciones muy interesantes de la Triumph Scrambler, que nos hacen constatar que, con las modificaciones oportunas, esa moto tan elegante y de toque retro se convierte en una moto preparada para cualquier aventura.

Esto sería en lo referente a esas scramblers fabricadas en serie. Por otro lado, hay otra corriente que está sumando cada vez más adeptos y es “pasar a scrambler” (o a Café Racer) una moto con algunos añitos, con el fin de tener una moto exclusiva. Como decía, son motos únicas, hechas a medida del cliente, en las que se acentúa el minimalismo y se elimina lo superfluo. Pero como todo lo artesanal, tiene un precio, y este es elevado, aunque viendo el resultado, bien merece la pena "reestrenar" moto. Algunos ejemplos los podréis admirar en la web de CRD, o en el blog de los muchachos de La Corona Motorcycles o en Reborn Motors, por poner algunos ejemplos.

La reinterpretación de la SR 250 según Reborn Motors.

Otra SR250!! Esta vez bajo la visión de CRD.
Una Kawa KZ650 del 79 según La Corona Motorcycles.
Aunque no lo parezca, es una Honda Dominator!!!
Pero no todo el mundo puede costearse semajante proceso y,  partiendo de un presupuesto más reducido, prefieren hacerse la scrambler por sus propios medios. En este caso, no está de más decirlo, hay que tener un poco de conocimientos mecánicos (por no decir muchos, todo depende de que se quiera hacer), algo de espacio donde trastear la moto y, ante todo, mucho tiempo y paciencia. Si se tiene todo esto, se pueden obtener resultados notables. Curiosamente, una moto muy valorada para estos "hacedores de Scramblers amateurs" es la Yamaha SR 250, un modelo sencillo y básico que por lo que se ve, puede dar mucho juego. De forma extremadamente resumida, las operaciones que se realizan para pasar una moto urbana y básica en una pequeña "todo-terreno retro" serían: 

-Puesta a punto del motor y/o carburación.
-Revisión y/o sustitución horquilla delantera y amortiguadores por elementos de mayor recorrido.
-Sustitución manillar por uno de tipo off-road.
-Modificación de la línea de escapes.
-Y todo aquello que podais imaginar...

La SR250 básica sirve para hacer....

.... esto!!! con un toque retro-militar..
... o esto otro.. Más campera aún.
Esta es otra posibilidad con la SR250.
Como veis, las posibilidades son muchísimas y el único límite es la imaginación (y el bolsillo, desgraciadamente).

Saludos!!

jueves, 7 de marzo de 2013

Salidas comparadas o busque usted las "10 diferencias".


Hola a todos!!

Anualmente, algunos amigos del foro motostrail realizamos una ruta que nos lleva a cruzar Catalunya por su parte central siguiendo caminos. Debido al rigor de las temperaturas que habitualmente hay en la época del año en la que se lleva a cabo, (la primeras semanas de marzo) la conocemos coloquialmente como “Stalingrado”, ya que no es raro que en algunas zonas del camino se encuentre nieve o barro en cantidades industriales.

Bueno, esto sería lo habitual en un mes de marzo "normal", pero, cosas del cambio climático, no siempre es así y por eso, esta salida es tan especial, porque a pesar de haber pasado por los mismos sitios durante años, el camino nunca se repite. Así, mientras en el 2012, las temperaturas fueron muy agradables y el transito por la comarca de la Segarra, era lo más parecido a ir por una pista del cuerno de África, llena de polvo y sin nada de humedad, en la edición de este año, esa misma zona estaba cubierta en su mayor parte de una fina capa de limo, producto de varios días seguidos de lluvias y nieves y con algunas zonas de barro espeso y pegadizo que complicaron mucho el camino. Iré alternando fotos de uno y otro año para que se vea la diferencia.
Año 2012, la tierra, a pesar de lo que parece, estaba perfecta y seca.
Año 2013, nótese la marca que dejan las ruedas sobre la tierra blanda.
Año 2012, en los puntos de reunión, aprovechavamos para quitarnos el polvo del camino.

Año 2013, en las pausas, habíamos de quitar barro como condenados.

Así como en seco, (suspensiones cortas aparte), la Freewind sacó su mejor cara, con los Heidenau K60 parecía a veces que conducía una Dirt-Track, controlando el derrape y traccionando una barbaridad, en cuanto nos encontramos con una superficie más húmeda y con ese horrible barro arcilloso, fue un suplicio y es que, como ya he dicho otras ocasiones, las K60 parecen tener alergia al barro. Otro tema que complicó la circulación en este elemento fue el hecho que esta moto, cosas de las trails asfálticas, equipa un guardabarros delantero muy bajo, casi pegado a la rueda. Esto es muy interesante al circular por vías rápidas porque la moto no “vibra” de delante, por contra, no permite evacuar el barro con la rapidez que necesitaríamos, especialmente cuando éste es tan abundante y espeso como el que encontramos. Apunto el elevar el guardabarros como deberes para un futuro no muy lejano.. Otro tema a considerar es el cambio de ruedas. Las Heidi están en algo más de 10.000 Km y ya empiezan a estar perjudicadas, especialmente la trasera. El tema va a ser que tipo de rueda le pongo. Pero eso ya lo trataré más adelante.

Año 2012, el camino estaba lleno de polvo y los campos no tan altos como debieran.
Año 2013, el barro gana camino y los de guardabarros bajo, sufrimos.
Año 2012, cubierto de polvo pero contento.
Año 2013, lleno de barro y no tan contento.


Año 2013. Rueda delantera bloqueada. Sin comentarios.
¿Conclusiones de esta salida? La primera y más importante de todas es que coincidimos con buenos amigos, a los que hacía tiempo que no veía, se desentumecieron los músculos un poco e hicimos trabajar a las máquinas, que también hacia tiempo que nos pedían guerra. La cara negativa fue el constatar que la Free, a pesar de mi empeño, no es moto para según que terrenos o según que ritmo queramos llevar, a ver, que se defiende muy dignamente, pero su faceta asfáltica está ahí y perjudica en situaciones como la del fin de semana y, aunque hubiese equipado otro tipo de neumático, los problemas hubiesen sido los mismos. Ha llegado el momento de buscar una sustituta de la Freewind para el campo?? 
 
Los momentos "algidos" de la salida!!

Quien dijo miedo??? Hoy, nos saltamos la dieta.
No importa el año de la foto, buen rollo que no falte!!
Posiblemente, pero eso será otra historia.

Saludos!!